Piernas pesadas, insuficiencia venosa: ¿Cuál es la causa de estas molestias?

visibility664 Views comment 0 Comentarios Salud y Bienestar

¿Cansado de la dolorosa sensación de tener plomo en lugar de las piernas? Esa pesadez que te clava en el suelo... que te impide avanzar... ese cosquilleo que no cesa. Es cierto que este fenómeno es bien conocido por todas las mujeres en algún momento, pero también por los hombres. ¿Cómo podemos aliviar estas molestias de forma natural y duradera?

Problemas circulatorios: un fenómeno doloroso y recurrente

La mala circulación sanguínea es multifactorial. A veces se debe a la genética, pero también a factores profesionales, a factores estacionales como las altas temperaturas del verano, a las posiciones estáticas de la noche, etc.

Las famosas consecuencias son bien conocidas: la sensación dolorosa de pesadez de piernas (sobre todo al final del día), que se calma con la elevación o la caminada. Aparecen otros síntomas como edemas (sobre todo en los tobillos y las pantorrillas), hormigueo o entumecimiento, aparición de calambres o crisis hemorroidales, etc.

Estos problemas circulatorios también provocan las desagradables venas en forma de estrella en las piernas. Además de las molestias físicas que resultan terriblemente incómodas.

La buena noticia es que existen consejos sencillos y naturales para que tus piernas vuelvan a sentirse ligeras como el aire. 

Nuestros 6 consejos para mantener la circulación sanguínea

Estimula tu circulación sanguínea favoreciendo tu bienestar con medidas accesibles para todos:

  1. Evita llevar ropa demasiado ajustada
  2. Muévete todo lo que puedas para favorecer la circulación sanguínea
  3. Masajea el arco del pie tan a menudo como sea posible
  4. Masajea las piernas desde abajo hacia arriba cuando te apliques la crema hidratante, por ejemplo
  5. Si es posible, eleva el somier de tu cama
  6. Termina tu ducha con un chorro de agua fría en las piernas desde abajo hacia arriba

Elige la fitovitalidad para actuar de forma duradera y natural

La fitovitalidad consiste en utilizar los beneficios de las plantas para restablecer el equilibrio del organismo.  El organismo tratará la alteración por sí mismo, dándole los principios activos que necesita para recrear el equilibrio con una dosis perfectamente tolerada (sin efectos secundarios).

Con la sinergia de las plantas, ensambladas con frecuencia en forma de complemento alimenticio, obtendrás un efecto en: 

  • El sistema vascular y la tensión
  • El retorno venoso
  • El fortalecimiento de las paredes venosas y capilares
  • La Protección antioxidante que permite una acción duradera

Toda la riqueza de la naturaleza al alcance de la mano. Algunos alimentos pueden ayudar a mejorar la circulación, como el arándano, la grosella negra o el ajo. 

Algunos complementos alimenticios, combinados con un mejor estilo de vida, también pueden ayudarte. El hamamelis, arbusto originario de América del Norte, contribuye a la resistencia de los vasos sanguíneos, a la buena circulación sanguínea general y favorece la sensación de piernas ligeras. El Ginkgo contribuye a la circulación normal de la sangre. La vid roja y la grosella negra también se recomiendan por su efecto beneficioso sobre el sistema venoso.

¡Lo único que te queda por hacer es cuidar tus piernas! 

Deje un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen
Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre